Fernán Gómez, poeta.

Aparte de actor, director, malhumorado profesional, guionista, escritor de novelas,libros infantiles, ensayo, artículos y un largo etcétera, Fernán- Gómez también fue poeta. He aquí un botón de muestra:

LOS POBRES.

No entienden de violines
en el tisú de la noche lujosa.
Ni entienden la medida de la falda
que apenumbra la curva de la pierna.

No entienden ese ritmo alegre.
No entienden esa mirada suave.
No entienden el perfumado cuello, la sonrisa,
ni la música de las enguantadas manos.

Sólo entienden un descanso ilimitado,
sin violines, ni versos, ni tisúes,
con sillones de hierba, limonada y abanico
y quizás un revólver de venganza.

Por ahora, escupen el acero,
amasan con sudor ese pan que tú te comes,
trabajan sin cesar en su tarea
aguardando su ocasión calladamente.

No dejarán en la historia ningún nombre,
sí el sudor en la piedra amaestrada:
no tendrán ese mármol con dorados,
sí la tierra, porque son nada más que ella.

Están en las afueras de las casas,
estrechando poco a poco nuestro cerco,
aguardando la ocasión desesperada
de arrojarnos a todos a la hoguera,

cortarnos en pedazos pequeñitos
como gotas de sudor,
jugarse al dado las doradas muelas,
y tener sillón de la hierba, el abanico.

Fernando Fernán Gómez, “El canto es vuelo“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.