Épocas.

“Todo tiene su momento y, cada cosa, su tiempo bajo el cielo:

Hay tiempo de nacer
y tiempo de morir.
Hay tiempo de plantar
y tiempo de arrancar lo plantado.
Hay tiempo de matar
y tiempo de sanar.
Hay tiempo de destruir
y tiempo de edificar.
Hay tiempo de llorar
y tiempo de reír.
Hay tiempo de gemir
y tiempo de bailar.
Hay tiempo de esparcir piedras
y tiempo de recogerlas.
Hay tiempo de abrazarse
y tiempo de desprenderse del abrazo.
Hay tiempo de buscar
y tiempo de perder.
Hay tiempo de guardar
y tiempo de desechar.
Hay tiempo de rasgar
y tiempo de coser.
Hay tiempo de callar
y tiempo de hablar.
Hay tiempo de amar
y tiempo de aborrecer.
Hay tiempo de guerra
y tiempo de paz.

¿Qué provecho saca de su obra el que en ella se fatiga?

Eclesiastés 3, 1-9.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.