De creacionistas…

Acabo de venir de comprarme un libro al que le tenía echado el ojo desde hace un tiempo. Concretamente, éste:

Pero el libro venía con sorpresa: un panfleto que alguien, fanático él, había deslizado entre sus páginas para tratar de adoctrinar al pecador que osara celebrar el II centenario del nacimiento de Darwin con la lectura de un libro sobre esa doctrina de dudoso gusto, que echa aguas por todas partes y que contradice las ideas del único libro que importa.

He aquí un ejemplo de uno de estos panfletos incendiarios.

Para ponernos en contexto, es necesario reseñar que el autor de The Ancestor’s tale es Richard Dawkins, afamado biólogo y ateo beligerante. En el Reino Unido hay una guerra abierta entre los ateos y estos grupos de fanáticos religiosos que igual te reparten su propaganda, como se ponen a berrear sus ideas por toda la ciudad o empapelan los autobuses con publicidad engañosa. Y la cosa se agrava puesto que Dawkins es ultradefensor de la teoría de la evolución. Vamos, un polemista en toda regla.

En estos tiempos de creacionismo in crescendo y de salidas del armario del tipo “de prada”, la gente se pregunta si es posible que estas teorías calen en la sociedad española. Algunos esgrimen que estas ideas tienen más cabida en el mundo protestante y no en el católico, que acepta más el evolucionismo … aunque no hace mucho tiempo pensaban lo siguiente:

En España, amigos del diseño inteligente, la gente ya quedó espantada de males después de educarse con el nacionalcatolicismo. En sus famosas lecturas, el hecho de no compartir tu muñeca con tu prima Pepi te podía acarrear muerte (en el mayor de los casos) e infierno (en todos los casos).

Y yo me digo todos los días que si todo se rige por ese diseño, menuda puta gracia que tuvo el diseñador.

¿Por qué no hay que temer al número 666?

Porque muchas de las cosas que sabemos, son fruto de supersticiones y traducciones dudosas.

What is the Number of the Beast?

616.

For 2,000 years, 666 has been the symbol of the dreaded Anti-Christ, who will come to rule the world before the Last Judgement. For many, it’s an unlucky number: even the European Parliament leaves the seat no.666 vacant.

The number is from Revelation, the last and strangest book in the Bible: ‘Let him that hath understanding count the number of the beast: for it is the number of a man; and his number is Six hundred threescore and six.’

But it’s a wrong number. In 2005, a new translation of the earliest known copy of the Book of Revelation clearly shows it to be 616 not 666. The 1,700-year-old papyrus was recovered from the rubbish dumps of the city of Oxyrhynchus in Egypt and deciphered by a palaographical research team from the University of Birmingham led by Professor David Parker.

If the new number is correct, it will not amuse those who just spent a small fortune avoiding the old one. In 2003, US Highway 666-known as ‘The Highway of the Beast’-was renamed Highway 491. The Moscow Transport Department will be even less amused. In 1999, the picked a new number for the jinxed 666 route. It was 616.

The controversy has been around since the second century AD. A version of the Bible citing the Number of the Beast as 616 was castigated by St Iranaeus of Lyon (c.130-200) as ‘erroneous and spurious’. Karl Marx’s friend Friedrich Engels analysed the Bible in his book On Religion (1883). He too calculated the number as 616, not 666.

Revelation was the first book of the New Testament to be written and it is full of number puzzles. Each of the twenty-two letters of the Hebrew alphabet has a corresponding number, so that any number can also be read as a word.

Both Parker and Engels argue that the Book of Revelation is a political, anti-Roman tract, numerologically coded to disguised its message. The Number of the Beast (whatever that may be) refers to either Caligula or Nero, the hated oppresors of the early Christians, not to some imaginary bogey-man.

The fear of the number 666 is known as Hexakosioihexekontahexaphobia. The fear of the number 616 (you read it here first) is Hexakosioidekahexaphobia.

The numbers on a roulette wheel added together come to 666.

John Lloyd and John Mitchinson, The book of general ignorance.

Los cuatro jinetes del Apocalipsis, de Durero.

El quinto jinete a la española.

De todos, para el que quiera “revelación”, Apocalypse please de Muse.
[audio:http://www.goear.com/files/sst3/0b6cffb5b930c2ee109fce00c2ea443e.mp3]

El mal.

Gustave Doré.

Evil is first and foremost a religious notion. It means whatever a religion dislikes. Christianity assimilated various pagan deities and practices when obliged to make concessions to stubborn peasants predilections (hence the incorporation of Diana worship into Catholic veneration of the Virgin Mary), but it otherwise proscribed all other and earlier deities as devils. The chief devil, Satan, is himself a composite figure. He is Lucifer, he is the Green man of pagan nature beliefs, he is the lusty goat-footed satyr who sported with nymphs in the groves of antiquity. He is, in short, the representative and personification of things the church whised people to stop liking and doing.

As Lucifer, the devil began as a grand and beautiful angel whose sin was disobedience-a frighful crime in religious eyes: for the height of virtue is unquestioning obedience to God’s will, whatever it is(even if God tells you to cut your child’s throat, as in the Abraham story). Milton liked Lucifer’s desire for autonomy and self-expression, and for his resulting rebellion against the absolutist oppresion of God; which is why the poetry of Paradise Lost soars, as if on archangels’ wings, whenever Lucifer-Milton’s tragic hero-is central to the action.

As the Green Man, satyr, or any supernatural figure not sactioned by orthodoxy as angel or saint, Satan represents forces of nature and aspects of the world which the church wishes to suppress, chief among them the appetites for sex and pleasure. To do this it employs the time-honoured trick of demonising them and making people afraid of them, portraying them as ugly and dangerous. (Governments do the same in propaganda about enemies in times of war.) And then, to sink the roots of this fear deep, the church introduces the idea of evil and the devil to children, for it knows that if it can cut early psychological scars it has a better chance of holding on to the minds thus wounded.

All religions are anxious to proselytise the young. Society seems not to see either the absurdity or the danger in the fact that pupils in one school are taught, as truths of history, that the Normans conquered England in 1066 and that Jesus is the son of God, in another that the Normans conquered England in 1066 and Jesus us not the son of God but that Mohammed received the definitive divine revelation, in a third that the Normans conquered England in 1066 and that neither Jesus nor Mohammed is of any significance besides Guru Dev-and in a fourth that the Normans conquered England in 1066 and all three of Jesus, Mohammed and Guru Dev are false distractions, attention to whom is likely to provoke God’s jealous wrath.

Yet in schools all over the country these antipathetic ‘truths’ are being force-fed to different groups of pupils, none of whom is in position to assess their credibility or worth. This is a serious form of child abuse. It sows the seeds of apartheids capable of resulting, in their logical conclusion, in murder and war, as history sickeningly and ceaselessly proves.

There is no greater social evil than religion. It is the cancer in the body of humanity. Human credulity and superstition, and the need for comforting fables, will never be extirpated, so religion will always exist, at least among the uneducated. The only way to manage the dangers it presents is to confine entirely to the private sphere, and for the public domain to be blind to it in all but one respect: that by law no one’s private beliefs should be allowed to cause a nuisance or an injury to anyone else. For whenever and wherever religion manifests itself in the public arena as an organised phenomenon, it iis the most Satanic of all things.

A.C. Grayling, The reason of the things.

Una vez que nos ha quedado claro que los Normandos conquistaron Inglaterra en el 1066, podemos decir que la religión es, sí señor, algo perteneciente al ámbito privado. Ahora bien, creo que la religión no depende de lo culto que eres: es una creencia. Y sí, la religión tiene que enseñarse en los colegios pero como parte de una asignatura que se llame historia de las religiones. El que quiera catecismo, puede ir a la iglesia que más a mano le quede.

The Rolling Stones, Sympathy for the devil.
[audio:http://www.goear.com/files/sst/38a2634eb7db527378eeaf5f4fb4984a.mp3]

Versión de los Guns N’ Roses.
[audio:http://www.goear.com/files/sst3/0430db17269562faca73dc393cb3d74a.mp3]

¿Por qué no soy del Opus?

Pues porque me he leído muchos escritos de su fundador y no me convencen. Retórica vacua al servicio de la sinrazón.

ORACIÓN.

81. La acción nada vale sin la oración: la oración se avalora con el sacrificio.

82. Primero, oración; después, expiación; en tercer lugar, muy en ‘tercer lugar’, acción.

SANTA PUREZA.

120. ¿Pureza?- preguntan. Y se sonríen.- Son los mismos que van al matrimonio con el cuerpo marchito y el alma desencantada.

Os prometo un libro-si Dios me ayuda-que podrá llevar este título: “Celibato, Matrimonio y Pureza”.

130. Quítame, Jesús, esa corteza roñosa de podredumbre sensual que recubre mi corazón, para que sienta y siga con facilidad los toques del Paráclito en mi alma.

MORTIFICACIÓN.

175. Ningún ideal se hace realidad sin sacrificio. -Niégate.- ¡Es tan hermoso ser víctima!

179. Busca mortificaciones que no mortifiquen a los demás.

195. Tuvo acierto quien dijo que el alma y el cuerpo son dos enemigos que no pueden separarse, y dos amigos que no se pueden ver.

PENITENCIA.

208. Bendito sea el dolor. -Amado sea el dolor. Santificado sea el dolor… ¡Glorificado sea el dolor!

218. ¡Qué hermoso es perder la vida por la Vida!

OBEDIENCIA.

615. Templa tu voluntad, viriliza tu voluntad: que sea, con la gracias de Dios, como un espolón de acero.

– Sólo teniendo una fuerte voluntad sabrás no tenerla para obedecer.

616. Por esa tardanza, por esa pasividad, por esa resistencia tuya para obedecer, ¡cómo se resiente el apostolado y cómo se goza el enemigo!

620. Si la obediencia no te da paz, es que eres soberbio.

622. ¡Qué bien has entendido la obediencia cuando me has escrito: “obedecer siempre es ser mártir sin morir!.

627. Tu obediencia debe ser muda. ¡Esa lengua!.

POBREZA.

631. Despégate de los bienes del mundo.-Ama y practica la pobreza de espíritu: conténtate con lo que basta para pasar la vida sobria y templadamente.

637. No amas la pobreza si no amas lo que la pobreza lleva consigo.

638. ¡Cuántos recursos santos tiene la pobreza!-¿Te acuerdas? Tú le diste, en horas de agobio económico para aquella empresa apostólica, hasta el último céntimo de que disponías.

-Y te dijo-Sacerdote de Dios-:”yo te daré todo lo que tengo”. -Tú, de rodillas. Y… “la bendición de Dios Omnipresente, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre ti y permanezca siempre”, se oyó.

-Aún te dura la persuasión de que quedaste bien pagado.

LA VOLUNTAD DE DIOS.

774. Escalones: Resignarte con la Voluntad de Dios: Conformarse con la Voluntad de Dios: Amar la Voluntad de Dios.

775. Señor, si es tu Voluntad, haz de mi pobre carne un Crucifijo.

TÁCTICA.

833. ¡Caudillos!…viriliza tu voluntad para que Dios te haga caudillo. ¿No ves cómo proceden las malditas sociedades secretas? Nunca has ganado a las masas.-En sus antros forman unos cuantos hombres-demonios que se agitan y revuelven a las muchedumbres, alocándolas, para hacerlas ir tras ellos, al principio de todos los desórdenes… y al infierno.- Ellos llevan una simiente maldecida.

Si tú quieres…llevarás la palabra de Dios, bendita mil y mil veces, que no puede faltar. Si eres generoso…si correspondes, con tu santificación personal, obtendrás la de los demás: el reino de Cristo: que ‘omnes cum Petro et Jesum per Mariam’.

849. ¡Hombre! Ponle en ridículo.-Dile que está pasado de moda: parece mentira que aún haya gente empeñada en creer que es un buen medio de locomoción la diligencia…-Esto, para los que renuevan volterianismos de peluca empolvada o liberalismos desacreditados del XIX.

850. ¡Qué conversaciones!¡Qué bajezas y qué…asco!- Y has de convivir con ellos, en la oficina, en la universidad, en el quirófano…, en el mundo.

Si pides por favor que callen, se te burlan. Si haces mala cara, insisten. -Si te vas, continúan.

La solución es ésta: primero, encomendarles a Dios y reparar; después…,dar la cara varonilmente y emplear “el apostolado de la mala lengua”. -Cuando te vea ya te diré al oído un repertorio.

INFANCIA ESPIRITUAL.

858. Sé niño. -Más aún. Pero no te me plantes en la “edad del pavo”: ¿Has visto algo más tonto que un chiquillo ‘hombreando’, o un hombre ‘niñoide’?

Niño, con Dios: y, por serlo, hombre muy viril en todo lo demás. -¡Ah!: y deja esas mañas de perro faldero.

862. Niño bobo: el día que ocultes algo de tu alma al Director, has dejado de ser niño, porque habrás perdido la sencillez.

867. Los niños no tienen nada suyo, todo es de sus padres…,y tu Padre sabe siempre muy bien cómo gobierna el patrimonio.

868. Sé pequeño, muy pequeño. -No tengas más que dos años de edad, tres a lo sumo. -Porque los niños mayores son unos pícaros que ya quieren engañar a sus padres con inverosímiles mentiras.

Es que tienen la maldad, el ‘formes’ del pecado, pero les falta la experiencia del mal, que les dará la ciencia de pecar, para cubrir con apariencia de verdad lo falso de sus engaños.

Han perdido la sencillez, y la sencillez es indispensable para ser chicos delante de Dios.

EL APOSTOL.

941. Obedecer…, camino seguro. -Obedecer ciegamente al superior…, camino de santidad. -Obedecer en tu apostolado…, el único camino: porque, en una obra de Dios, el espíritu ha de ser obedecer o marcharse.

945. Es mala disposición oír la palabra de Dios con espíritu crítico.

Jose María Escrivá de Balaguer, Camino.

Ahora bien, si usted siente la llamada, haga el favor de sentirla en su casa y no trate de que influya en el espacio común en el que todos vivimos. Y si usted tiene creencias no religiosas pero estúpidas, haga lo mismo.

Yo creo que el sentido común es el que nos debe guiar. Y también creo que es mejor leer de todo para juzgar. De todos modos, en las religiones del libro, el mensaje y la exégesis(que mucha falta le hace al Islam) quedan desvirtuados por el deseo de poder, de supremacía y fanatismo.

Religiones

En estos días de discusiones políticas y demás patrañas, mucha gente me ha preguntado sobre la participación de la Iglesia católica en las elecciones españolas. Para muchos, la Iglesia tiene el mismo derecho a participar que los artistas, pero los artistas (si muchos lo son) son ciudadanos de un estado y no de una religión. Me parece interesante recoger unas palabras de Hirsi Ali aparecidas en la entrevista que concedió al País.

P. Usted no distingue entre un Islam moderado y contemporizador y el Islam radical.

R. Yo hago una distinción entre Islam, en cuanto a un conjunto de principios, y los musulmanes como gente. Los musulmanes son diversos. Algunos se convierten a la democracia o quieren integrarse como ciudadanos en las sociedades occidentales; algunos rechazan la democracia y otros toman este rechazo hasta el grado extremo de los ataques terroristas y las llamadas a la jihad. Pero lo que tenemos es una gran mayoría de musulmanes de quienes no sabemos lo que piensan porque no dicen nada. Es este grupo al que hay que influenciar. Pero el Islam, como el conjunto de principios, es muy consistente, muy coherente, muy simple y no es compatible con la democracia liberal. Porque los principios de la democracia liberal toman la vida humana como un fin en si mismo y el Islam dice que sólo si te sometes a los deseos de Dios, tendrás una vida satisfactoria y serás premiado. Los principios democráticos establecen que el hombre y la mujer son iguales frente a la ley, los principios islámicos dicen que la mujer está subordinada al hombre. La democracia liberal dice que los homosexuales y los heterosexuales son iguales ante la ley, el Islam establece que quien practica la homosexualidad debe morir, y así…

P. También la religión católica establece estos principios.

R. Sí, porque la cristiandad tampoco es compatible con la democracia, pero las sociedades cristianas han creado una mayoría que ha establecido la separación entre el estado y la Iglesia, y la religión ya no tiene el poder de castigar a quienes no cumplen sus principios. La Iglesia ha devenido una institución simbólica. En el Islam no tenemos esta separación. Dios es la ley. En el Islam, además, la policía no solo es la del Estado, sino que cada individuo tiene la obligación de imponer el bien y prohibir el mal. Así que, incluso si se llega a un acuerdo con un grupo de musulmanes para separar la religión del Estado, lo divino de lo profano, otro grupo de musulmanes llegará y dirá que no.