Antes de Penélope.

Supuesta última fotografía de James Dean días antes de su muerte. La que se ríe tanto es Saritísima.

«Llevo fumando puros toda mi vida. Y de hombre no tengo nada, ni una uña. Maricona sí, pero hombre no. Lo que ocurre es que tengo carácter y una forma de ser… muy amplia».

«Después de mis estrenos, me iba a la Dirección General de Seguridad a sacar de allí a todos los gays que habían sido detenidos por ir vestidos y peinados como yo. Me daba pena que fueran a la cárcel por querer ser yo».