Estaciones.

Con lo que cambian las temperaturas de un día a otro, uno no sabe en qué estación está.

A mí me gusta mucho el invierno, más que el otoño.