El miedo.

El miedo es el camino más rápido hacia el control mecánico, robótico, ilógico. El respeto es el camino más largo hacia la conquista de la plenitud, el camino más largo para controlar esos impulsos que no nos dejan vivir en sociedad, es el camino más lógico para razonar el mundo y “razonarnos” a nosotros mismos.

La cultura del terror/4

Fue en un colegio de curas, en Sevilla. Un niño de nueve años, o diez, confesando sus pecados por vez primera. El niño confesó que había robado caramelos, o que había mentido a la mamá, o que se había masturbado pensando en la prima. Entonces, desde la oscuridad del confesionario emergió la mano del cura, que blandía una cruz de bronce. El cura obligó al niño a besar a Jesús crucificado, y mientras le golpeaba la boca con la cruz, le decía:

-Tú lo mataste, tú lo mataste…

Julio Vélez era aquel niño andaluz arrodillado. Han pasado muchos años. Él nunca pudo arrancarse eso de la memoria.

Eduardo Galeano, “El libro de los abrazos“.

Masaccio, “Adán y Eva Expulsados del Paraíso