El futuro en 1913

Fragmento del relato “Amor y fuerza. Cuento del año 10000“, escrito por José de Elola en 1913. Se puede leer en Cuentos futuristas.

(…)de lo que bien puede llamarse sin metáfora “Plaza del Mundo”, se yergue, majestuoso, el vasto Consistorio de las Naciones, donde los soberanos de la monarquías, y los presidentes de las repúblicas, forman la totalidad del mundo habitado, se reúnen, en magno congreso, una vez al año, para discutir y votar las mociones y leyes propuestas a esta deliberante asamblea, presidida por el Supremo Manager del Sindicato de Instituciones Bancarias, por otro nombre Presidente del Trust Internacional de Multimillonarios.

Pero ni el día en que a Mundiópolis llegamos está detinado a discutir leyes, ni la concurrencia del Consistorio se limita a la que ser suele normalmente; pues además de los soberanos políticos de la Tierra, acuden a la extraordinaria reunión, que con curiosa impaciencia esperan todos, representantes y representantas de la ciencia, la industria, la banca, las artes.

Magnates, dictadores, plutócratas, llegan de las más apartadas regiones del globo en “aero-móviles” y “aéreo-expresos”, que a razón de miriámetro por minuto, recorren la máxima distancia que en la Tierra puede ser necesario salvar, en treinta y tres horas. A medida que arriban, van llenando el amplísimo salón central del Consistorio, y en “esperanto”, idioma obligatorio para la comunidad internacional, charlan entre sí, comentando con gran expectación los términos en que a la asamblea se les ha convocado, para oír la conferencia en que un eminente sabio se propone dar noticia al mundo de un misterioso y colosal descubrimiento, llamado a transformar radicalmente el empleo de las fuerzas de la naturaleza(…)