¿Por qué no hay que obsesionarse tanto con los árboles genealógicos?

Árbol genealógico pero de la ciencia.
Árbol genealógico pero de la ciencia.

A sabiendas de nuestra procedencia y deriva, es fácil trazar analogías entre nosotros y nuestros antepasados. Somos sin embargo la conjunción de tantas y tan diversas influencias que cualquier idiosincracia se puede explicar en estos términos. en la fisonomía no existen siquiera media docena de formas diferenciadas de la nariz o de los labios, ni del color del cabello o de los ojos, ni de formaciones craneanas, o de los pómulos, o del mentón. Cualquier rostro, bello o repugnante, es reconocible de manera nada sistemática en la galería de retratos de familia, y otro tanto sucede con los talentos y los temperamentos. La sucesión de nuestros progenitores se pierde de vista a lo lejos, en la oscuridad de los tiempos. Cualquiera de ellos podría aflorar en nosotros y ser el componente dominante.

La humanidad es, no obstante, terca en su curiosidad por la genealogía. Al menos, lo es esa parte de la humanidad a la que le interesa el pasado, y el pasado es lo único que interesa a los biógrafos.

A la mayoría de las personas mayores les cuesta bastante interesarse por los jóvenes, cuyos nombres las más de las veces ni siquiera recuerdan, a no ser que hayan conocido a sus padres. Ajenos a las modas que priman en la biología teórica, seguimos contemplando la herencia-igual que contemplaban nuestros antepasados las estrellas- como fuente del carácter. Cuando un joven hace una travesura, solemos musitar: ‘Igualito que su pobre tío’. Cuando uno da muestras de talento, nos decimos: ‘¿De dónde le vendrá?. Y a diario damos asentimiento intuitivo a una proposición que a nuestra razón desconcierta.

Evelyn Waugh, Una educación incompleta. Autobiografía parcial.

Tal día como hoy.

¿Qué pasó el 29 de agosto de 1842?

Great Britain takes Hong Kong.

On this day the Chinese and British signed the Treaty of Nanking, which not only ended the war but also ceded Hong Kong Island to Great Britain.

During the century and a half since the Treaty was signed, Hong Kong has represented the ultimate in unfettered trade and tax-free wheeling and dealing that made its bussinessmen rich and eventually financed the spectacular Hong Kong skyline. The foundation of Hong Kong’s thriving economy and frenetic business life was opium.

In the early 19th century, freewheling British traders realised there was a fortune to be made in selling opium to the Chinese. And these men were just in the right position to grasp the opportunity, since opium was grown in abundance in British-controlled India. The Chinese objected (not so much to the sale of opium but to foreing traders garnering all the profits), but the British continued illegally to import the drug.

In 1839 the Chinese government decided to act, and launched an anti-opium campaign in Canton that culminated in the military take-over of a British factory and the confiscation of some 20,000 chest of opium. While the British were angrily demanding a return of their property, some inebriated British sailors killed a local Chinese, and the British government refused to hand over the culprits to the Chinese authorities. Deemed an insult to national sovereignty, the killing sparked the first Opium War, principally a naval conflict in the sea around Hong Kong.

The war lasted three years, and the British were easily victorious. But they could see that they now needed a safe and insulated base from which to trade. The result was the treaty of Nanking.

This should have ended the problem of opium trading, but it did not. In 1856 the British, this time joined by the French, fought a second Opium war, won it, and as result took over Kowloon, across the bay from Hong Kong. Finally, in 1898 Britain leased the New Territories (partly mainland, plus over 200 islands) for 99 years.

Britain built Hong Kong into one of the great trading and commercial cities of the world, but was forced to return it to China on 1 July 1997 when the lease on the New Territories expired and the Communist Chinese made it clear that they intended to take back all of Hong Kong, not just the part under lease.

W.B. Marsh & Bruce Carrick, 365.Your date with History.

Si hubo una revuelta y consiguiente guerra por el té. ¿por qué no por el opio, que pone más?

De piratilla a piratilla.
De piratilla a piratilla.

Héroes del silencio, Opio.
[audio:http://www.goear.com/files/sst/b6b6632639a464d9438108a76f552c43.mp3]

TOXOS.


El tojo es la planta por excelencia del monte gallego y uno de los insultos preferidos del gallego de a pie. Hay una especie de amor-odio hacia esa planta, ya que sus flores amarillas alegran la vista en primavera pero si te ocurre la fatalidad de caerte sobre uno de ellos, maldita la gracia que te hace.

Manuel Rivas, en su Un espía en el reino de Galicia(no tenían la edición en gallego en la bilbioteca), habla sobre el tema. Este autor tiene predilección por el tojo, y en bastantes de sus libros (por ejemplo en el propio título de Toxos e flores) así como en algún poema en concreto, hace referencía a este insigne poblador del paisaje gallego.

EL TOJO ‘IS BEAUTIFUL’.

La gente habla muy mal del tojo, a pesar de su acelerada desaparición. Lo culpan de muchas cosas, como semilla del diablo. Pero la mejor primavera gallega, ¿quién lo niega?, es la primavera del tojo. Tojo que viste de oro los montes, que alegra la vista, y la gente se queda atónita ante la película que proyecta la tierra: ¡Carajo con el tojo!

En otros países he visto jardines con retamas y lucían como reinas de la floresta. No había tojo, porque el tojo debe de ser casi un exclusivo patrimonio gallego. Pero, si lo hubiese, aún reluciría más que la retama. Cuando está en todo su esplendor, no hay flores más lindas que las del tojo, la retama y la acacia mimosa, que en Galicia son plantas silvestres. A nadie se le ocurre poner una retama o un tojo en un jardín privado, y menos en uno público. Si naciese un tojo en un jardín, el concejal de parques seguro que lo multaría y después mandaría arrancarlo, indignado ante semejante intromisión de la naturaleza virgen.

No, no se ven tojos en los jardines de Galicia. Antes de plantar un tojo, el concejal de parques plantaría una flor de plástico o un cactus. El cactus es algo exótico y curioso. El tojo es, simplemente, una vergüenza.

Cuando alguien repara en el tojo es para darle una patada y decir: ‘¡Arrecoño, cuánto tojo!’. aunque sólo fuese por la historia, debería haber más consideración con el tojo, pues era fundamental en la economía rural y se aprovechaba de mil maneras. Ahora no sabemos muy bien qué hacer con el tojo, además de quemarlo y utilizarlo como sinónimo de huraño o persona de trato difícil. Así, de las personas mal encaradas decimos que es ‘un tojo’. A nadie se le ocurre declarar su amor diciéndole a su prenda: ‘Mi tojito del alma’. Pero también sería apropiado como símbolo para expresar el amor: la más hermosa flor que nace entre espinas.

Si no hubiera tojo, muchos montes serían pedregales, sin posibiliades de revivir. El tojo es, sobre todo, el más hermoso y económico traje de luces de Galicia. En esta época, el tojo orilla de oro las cunetas de las carreteras gallegas. Allí donde no hay tojo, es mejor mirar hacia el asfalto pues reina la basura y el abandono. Fíjense en este dato. Para limpiar los bordes de las carreteras gallegas, la COTOP tiene previsto retirar 500.000 toneladas de residuos, lo que requiere una inversión de cientos de millones de pesetas.

El tojo podría resultar de un gran provecho y rentabilidad como fuente bio energética. Pero aquí hay a quien le da la risa con esta clase de inventos. Nos parece natural que el agua sea la principal fuente de energía eléctrica, pero su nos hablan del tojo parece que nos cuentan un chiste. Cualquier día de estos aparece por aquí un japonés de aquellos de González Laxe quería tener como socios del progreso gallego, se queda con todo el tojo y luego lo vende aquí en forma de kilovatios. Y si no, tiempo al tiempo.

Pero no sólo de kilovatios vive el hombre. El tojo es una de las creaciones estéticas más propias de Galicia. Muchos montes darían mejor servicio arbolados o con pasto, pero no es culpa del tojo. Recuperar el sentido de la vista sobre Galicia pasa también por recuperar el orgullo estético del tojo.

Además de los labradores que conocían su valor, los únicos simpatizantes del tojo en Galicia fueron los poetas y los viejos galleguistas y amantes del folklore que le llamaban a sus agrupaciones Toxos e flores y cosas así. Tendríamos que fiarnos más de los poetas. Uno de los principales deportes culturales en Galicia, dejando a un lado banquetes y construir biblotecas sin libros, es meterse con los poetas, incluso entre gentes consideradas cultas. Si por los poetas fuese, seguiría habiendo cisnes en la ría de Ponteceso y se promocionaría magníficamente el Camino de Santiago por el mundo adelante hablando de Dante y James Joyce, que lo citan en sus obras, y no sólo del centollo de Julio Iglesias. Pero se empieza tomando en broma a los poetas y se acaba poniendo un basurero en el cabo de Finisterra.

Los poetas cantaron al tojo porque tienen el don de mirar con cariño aquello que muchos ignoran. Recorriendo el universo del río Xallas, o de la costa da Morte, uno comprende la tensa emoción estética de Eduardo Pondal ante las laderas doradas por los tojales. Es como si viniera Van Gogh y se pusiera a pintar, en vivo, sobre el lienzo del monte.

En lugar de silenciarlo como una vergüenza nacional o de maldecirlo como la expresión vegetal del atraso, deberíamos llevar a los turistas a los montes del tojo, sobre todo en esta época, cuando la chorima, la flor del tojo, los viste de oro.

El movimiento antirracista que reclamó los derechos civiles de los negros hizo popular aquel lema de Black is beautiful. Los probos holandeses, precursores del ecologismo, proclamaron aquello de ‘lo pequeño es hermoso’. Por eso los gallegos deberían popularizar entre sus eslóganes internacionales ese de el tojo is beautiful. ¡El tojo es hermoso!

El tojo es el símbolo perfecto de la vida humana, esa síntesis entre espina y flor. En el día de Sant Jordi, los catalanes se regalan libros y rosas. Aquí no tenemos un día para regalarnos nada en público los unos a los otros, aunque los gallegos son más generosos que los catalanes por lo que se refiere a pagarse las copas entre ellos. Pero hay costumbres que sería muy positivo copiar, como sería muy positivo copiar algunas leyes. No entiendo a los cronistas políticos cuando critican un proyecto de ley que sea un ‘calco de los catalanes’. Yo supongo que no está mal, nada mal, copiar las cosas que están bien, y ojalá copiásemos más, sea de los catalanes o de los indios del Amazonas, en vez de copiar tanto y tanto de Sicilia.

Pero volviendo a las flores y a las letras, ¿por qué no regalar el 17 de mayo, Día de las Letras Galegas, un libro con una ramita de tojo en flor? Además de un detalle, contribuiríamos a desarrollar la industria editorial y una nueva fuente de ingresos para la necesitada economía rural: la de las chorima.

Metamos el tojo en el hogar. No en la cama, pero sí a su lado, en el florero de la mesilla de noche. Llevémoslo, junto con la retama, a los jardines gallegos. Lástima que en los pocos parques de las ciudades gallegas no se vea un roble, ni un castaño, con la grata excepción de la compostelana robleda de Santa Susana. Plantemos, sí, camelias y magnolios, esas joyas orientales que la hidalga campiña gallega adoptó como propias. Y plantemos también tojo.

El hermoso tojo que vestirá con el oro de la chorima el corazón de las ciudades deshechas.

Estoy segura de que si los parques gallegos estuvieran llenos de tojos, más de uno se pensaría dos veces apropiarse (así, por la cara) de las plantas públicas.

A roda, A raíz do toxo verde.
[audio:http://www.goear.com/files/sst4/a74c89846f5d18e738a0272094e51e90.mp3]

¿Por qué consumir demasiado aceite de oliva (parece que) es malo para el mundo?

JAMIE’S OLIVE PASSION ‘CREATING ENVIRONMENTAL CATASTROPHE’.

Tv chefs such as Jamie Oliver are causing ‘environmental catastrophe’ by fuelling demand for olive oil, it was claimed today.

Parts of Italy, Greece, Spain and Portugal are turning into deserts adn suffering water shortages because of the intensive olive farming that has developed to slake British thirst for the oil, the Ecologist magazine says.

Since Oliver and fellow chefs have used olive oil in most recipes demand has soared. Between 2000 and 2005 UK rates sales increased by 39 per cent. More is spent on it than all other cooking oils.

But the idylic images of olive groves on the front of bottles mask the true industrial nature of farming the fruit, it is claimed.

Trees are densely planted in big tracts of irrigated lowland plains and harvested by machines that shake the trunks. This uses more water and chermicals than traditional farms on upland terraces.

The Ecologist says: ‘To meet this new appetite mass-market brands are producted intensively so supermarkets can sell in high volumes at lowe prices. Demand for mass-produced oil is making it a struggle for traditional farms to be economically viable’.

The World Wildlife Fund said in 2001 that the more intensive plantations were of 0little or no conservation value and create environmental problems- desertification, pollution from agri-chemicals and depletion of water resources.’

Guy Beaufoy, a consultant on agricultural and environmental policies in Europe, said the situation was ‘an environmental catastrophe’. He said Spain was suffering its fourth consecutive year of drought but more than 80 per cent of the water was devoted to irrigated crops.

He said: ‘People are drilling water resources not touched for thousands of years-all for a few more olives.’ Italy and Greece are also expanding olive production even though ground water has been severely depleted.

Britons are advised to buy organic olive oil produced on traditional farms.

Elizabeth Hopkirk en el Evening Standard (que es escandalosamente parcial)

Parnasianismo cubano-francés.

El «arte por el arte» y la conquista del Nuevo Mundo bajo la pluma de poeta cubano-francés José María de Heredia Girard.

Les conquérants

Comme un vol de gerfauts hors du charnier natal,
fatigués de porter leurs misères hautaines,
de Palos de Moguer, routiers et capitaines
partaient, ivres d’un rêve héroïque et brutal.

Ils allaient conquérir le fabuleux métal
que Cipango mûrit dans ses mines lointaines,
et les vents alizés inclinaient leurs antennes
aux bords mystérieux du monde Occidental.

Chaque soir, espérant des lendemains épiques,
l’azur phosphorescent de la mer des Tropiques
enchantait leur sommeil d’un mirage doré;

ou penchés à l’avant des blanches caravelles,
ils regardaient monter en un ciel ignoré
du fond de l’Océan des étoiles nouvelles.

J.M. de Heredia, Les Trophées.

¿Cómo se escribe un poema?

John Constable, Estudio de nubes.

Pues en la mayor parte de los casos, no se escriben como churros sino que se parte de una idea que se va madurando tras sucesivos ajustes. Para ello, tomemos como ejemplo un poema de Percy Bysshe Shelly (sacado de uno de sus libros de notas).

O world, o life, o Time
[First Draft, Stage 1]

Ah time, oh night, oh day
Ni nal ni na, na ni
Ni na ni na, ni na
Oh life, O death, O time
Time a di
Never Time
Ah time, a time O-time
Time!

[First Draft, Stage 2]

Oh time, oh night oh day
O day oh night, alas
O Death time night eh
Oh, Time
Oh time o night oh day

[First Draft, stage 3]

Na na, na na ná na
Na na na na na-na na
Na na na na na na
Na na na na nâ a na

Na na na-na na-na na
Na na na na-na na na na na
Na na na na na.
Na na
Na na na na na

Na na
Na na na na na na!

Oh time, oh night, o day

O day serenest (alas), o day
O day alas the day
That thou shouldst sleep when we awake to say

O time time-o death-o day

O day, o death-for- life is far from thee
O thou wert never free
For death is now with thee
And life is far from
O death, o day for life is far from thee

[Second Draft]

Out of the day & night
A joy has taken flight
Fresh spring & summer &winter hoar
Fill my faint heart with grief, but with delight

No more-o never more!

Wo
O World, o life, o time
Will ye On whose last steps I climb
Trembling at those which I have trod before
When will return the glory of yr prime
No more Oh never more

Out of the day & night
A joy has taken flight-

From Green spring, & summer gra -autumm-&winter hoar

[FAIR COPY]

O World o Life o Time
On whose last steps I climb
Trembling at that where I had stood before
When will return the glory of yr prime?
No more, o never more
Out of the day & night
A joy has taken flight
Fresh spring & summer & winter hoar
Move my faint heart with grief but with delight
No more, o, never more

VVAA, The Norton Anthology of English Literature.

Pues eso: na na na na y na na 🙂

¿Qué tipo de lector eres?

Hotel room, Edward Hopper.

The four classes of reader according to Samuel Taylor Coleridge:

Sponges, who absorb all they read and return it nearly the same state, only a little dirtied.

Sand-glasses, who retain nothing and are content to get through a book for the sake of getting through the time.

Strain-bags, who retain merely the dregs of what they read.

Mogul diamonds, equally rare and valuable, who profit by what they read, and enable others to profit by it also.

The literary companion, Emma Jones.

¿Por qué disfruto leyendo y no escribiendo?

It was never anything that interested me, not even when I was young, and I certainly never had any ambition to write a book. I liked to read them, that was all, to read books and then write about them afterward, but I was always a sprinter, never a long-distance man, a greyhound working on deadline.

Paul Auster, Man in the dark.